TRENDING

jueves, 24 de septiembre de 2015

UNA BELLÍSIMA HISTORIA DE AMOR EN LA INFANCIA | PERSONAS PREDESTINADAS

¡¡Hola!!
Mi nombre es Gema, tengo veintisiete años y soy de España.

Casualmente me he encontrado con vuestra página en Google y me ha parecido de lo más interesante, así que me he animado a contar una pequeña historia.

Escribo porque, principalmente, quiero contar algo que me ocurrió cuando yo solamente era una niña pero que no he podido olvidar todavía. Y si es posible y no es mucho pedir, también me encantaría conocer tu opinión al respecto, pues significaría mucho para mí.

El tema trata a cerca de las almas gemelas y la reencarnación.

Yo tenía por aquel entonces unos once o doce años. Lo sé, sé que era muy joven. A cualquiera que lo mencionara, seguramente me pondría los ojos en blanco, porque simplemente, no lo ven realista.

Y aunque, quizá, tengan su parte de razón, yo sé lo que sentí… y para mí fue muy real.


Todo ocurrió en una estación de trenes un día de verano. Yo estaba con mi hermano mayor porque nos dirigíamos a la playa. Siempre fui una niña muy abierta y simpática, pero muy responsable.

Por eso no me importó cuando mi hermano me dijo que también vendría con nosotros una amiga suya y su hermano pequeño, un par de años más que yo, así que cuantos más mejor, ¿no?

Entonces lo vi, lo miré y sucedió.

Sucedió que volvimos a encontrarnos otra vez, como en una nueva primera vez; y sentí que sentíamos lo mismo. Nuestras miradas en sus extrañezas, nos delataban. Y de pronto, me enamoré. Es como si nos hubiéramos amado inconcusamente en otros tiempos, algo tan mágico como extraño.

Desde ese pequeño instante supe que podía confiar completamente en él, porque ya había confiado antes. Lo quería, porque ya lo había amado antes. Y lo conozco, porque ya lo había conocido antes. Desde la superficie, logré ver su profundidad.

Para poder explicarme un poco mejor, diría que es una sensación muy parecida a lo que llaman “amor a primera vista” pero, quizás, más intenso.

Nos comunicábamos sin hablar, algo que incluso impresionó a nuestros respectivos hermanos.

También tengo que añadir, que por aquel entonces, yo no era todavía consciente al cien por cien de mi sexualidad, era muy niña; pero aún así, la química física era palpable y la electricidad que se siente no sólo sucede en un nivel sexual.

No hace falta que mencione que fue el mejor verano de mi vida. El me cuidó como nunca nadie lo había hecho, o al menos, así me sentía yo.

Incluso cuando su hermana me mencionó que volvía locas a todas las niñas de su clase, ya que era un chico guapo; no me molestó, ni siquiera sentí celos porque yo sentía que a mí sí que me quería de verdad, tal era esa confianza. No había celos ni dependencia ni posesión. Un amor sin ataduras, un amor sin promesas, sabe que podrá marcharse pero jamás querrá irse.

De vuelta camino a casa, ya en el tren, cuando nos sentábamos algo alejados de nuestros hermanos, su silencio me transmitía paz. E incluso había veces que yo sentía que parecía querer hacer o decirme algo, pero después nunca se atrevía por miedo o por timidez. No le culpo, a mí me pasaba lo mismo. Pues a pesar de saber lo que sentíamos, venían a mi cabeza dudas “terrenales”: ¿y si me estoy equivocando? ¿Y si me rechaza? ¿Y si todo esto sólo es producto de mi imaginación?

Un día cualquiera, en casa con mi hermano, lo escuché hablar por teléfono con María; así se llamaba su hermana. Al parecer, María le había dicho que notaba a su hermano algo extraño, pues se había enamorado de mí. Lo sé, porque mi hermano luego me lo pudo confirmar.

Yo estaba contenta, pero las dudas seguían ahí, siempre estarán ahí.
Y podría estar escribiendo durante horas y horas y contar esa felicidad que viví durante aquel verano, pero ésto se haría demasiado largo. Así que prefiero pasar directamente al final.

Otro día vuelta a casa, otra vez en el tren, yo estaba especialmente triste, no quería que el tren se detuviera nunca pero lo hizo. Al llegar a nuestra estación, mi hermano me dio la mano para volver a casa, como siempre, ellos aún se tenían que quedar en aquel tren hasta su próxima estación, pero cuando me despedí de él, pude comprobar, durante una fracción de segundo; antes de que el tren partiera, que él también parecía estar triste.

Esa fue la penúltima vez que lo vi, pues mi hermano no volvió a quedar con María para volver a la playa y por ende, nosotros tampoco nos veríamos.

Los meses siguientes fueron un poco difíciles para mí, volver a la rutina diaria después de vivir aquello no es fácil. Yo quería volver a verle y estar con él, pero no había manera. Mi hermano perdió el número de teléfono de María y encima se tenía que marchar de la provincia por temas de trabajo. Aún habiendo pasado meses, había noches en las que me acordaba y me caían las lágrimas, pues sentía que lo perdía… otra vez.

Mis padres siempre han sido muy escépticos con estos temas, por eso nunca comentaba nada, ni siquiera a mi madre. No quería que me tomara por ninguna tonta o que me dijera las típicas frases de “se pasará con el tiempo”. Juro que había días que me ahogaba con lo que no decía.

Dos años más tarde, por caprichos del destino, lo vi de nuevo en la piscina de la ciudad donde él vivía. Yo salía del agua cuando lo vi echado en la toalla hablando con un amigo. Y lo extraño es que, cuando lo vi, volví a sentir exactamente lo mismo que dos años atrás. Esa confianza… y la conexión, no se habían ido. 

Me quedé un par de minutos quieta, observándolo desde lejos, intentando creer que estaba frente a mí otra vez. “Si me acerco a saludarlo, ¿me reconocerá? ¿Y si no me reconoce, qué hago entonces?” 


Pero el destino a veces es cruel, y la piscina estaba a punto de cerrar y cuando quise darme cuenta, ellos ya estaban preparando su mochila para irse, tal fue mi reacción, que corrí detrás de él para alcanzarlo y así abrazarlo al fin y estuve a punto de hacerlo, pero alguien me empujó hacia atrás. 


Un señor bastante alto me dijo: “no puedes entrar en el vestuario de los chicos”. Recogí rápidamente mis cosas, pasé por el vestuario femenino y esperé afuera. Y esperé y esperé… pero no lo vi. Regresé a casa disgustada.
Nunca más volví a verlo.

Tiempo más tarde, cuando todo ésto decidí contárselo a quien yo creía que era mi mejor amiga, no hacía más que comentar lo estúpido que era todo. Que aquello no podía ser posible porque sólo era una niña y que todavía no podía haber sentido nada parecido. Que seguramente me habría equivocado emocionalmente y que seguro sentí cosas que no existían.

Quise no escuchar aquello, pero me había dejado en un mar de dudas. ¿Y si tenía razón? Pero entonces… ¿por qué soñaba con él algunas noches? ¿Por qué en aquellos segundos que nos miramos, mi alma no se sintió tan niña? ¿Cómo explicar ese comportamiento? ¿Un simple amor de verano? ¿O es algo más?

La realidad es que seguían pasando los años y él aún seguía en mi mente. Y yo no me rendía, juro que lo estuve buscando durante tiempo. Lo buscaba por el Facebook, a través de mi hermano, pero él no volvió a tener contacto con ellos. Y se sorprendió mucho cuando se dio cuenta de que yo no lo había olvidado todavía.

Estuve estudiando cerca de su ciudad, pero nadie parecía conocerlo. E incluso me presenté una vez en su instituto, pero no daban ninguna información sobre sus estudiantes. Yo no tenía nada, solo sabía su nombre y el nombre de su hermana mayor, nada más. Era como si de repente desapareciera, sin dejar rastro. Una vez alguien me dijo: “lo mejor en la vida lo encuentras sin haberlo buscado”. Quizá tenga razón.

Y siguieron pasando los años. Y a día de hoy todavía sigue en mi interior. Yo fui creciendo, conocí a otros chicos, tuve mucha conexión con algunos, aunque nada parecido a lo de él y también me he enamorado de alguien que ahora mismo es mi pareja.

Hay días en los que me acuerdo de él y sonrío, pero hay otros días que me acuerdo y sin razón alguna, se me caen las lágrimas, porque vienen a mí recuerdos muy intensos, percibo como si lo sintiera  de una forma u otra o que algo dentro de mí me dijera que él lo está pasando mal y siento impotencia de no poder hacer nada.

“¿Qué pasó, tiempo? ¿No lo curabas todo?”

No hace mucho mi pareja me ha pedido matrimonio y yo lo he aceptado con todo mi corazón, pero la imagen de él me vino a la mente.

Tengo que decir, que yo quiero muchísimo a mi pareja, me cuida, me respeta y me quiere. Y cuando me siento así, muy en el fondo siento como si lo estuviera engañando con él y eso no está bien, pero no puedo remediarlo.

Ahora soy feliz, pero siento que mi vida está inconclusa. Una parte de mí necesita volver a verle, saber que está bien y que es feliz aunque sea con otra chica. Y si al final del camino sigo sin saber de él, iré a buscarlo cuando al fin muera.

Pero también hay veces en las que pienso qué pasaría si nos viéramos de nuevo. Si por alguna casualidad, dentro de mucho o poco, el destino es generoso con nosotros y volvemos a encontrarnos: ¿qué ocurriría entonces? ¿Se acordaría de mí? ¿Me habría buscado como yo lo hice? ¿Y si lo que yo sentí fue sólo mi imaginación? ¿Y si ya no nos queremos? ¿Y si después de tanto buscarlo y acordarme de él, todo es distinto?

Muchas preguntas y muy pocas respuestas. Creo que ya me acostumbré a vivir con ello.

Además, su nombre es el mismo que el de mi pareja. Curioso, ¿no?

Muchas gracias por hacer un hueco en tu tiempo y leer mi  historia.

¡¡Un abrazo muy grande!!


Historia de Amor en la Infancia
Historia de Amor en la Infancia

REDACCIÓN

Hola Querida Amiga Gema, nos han llegado historias maravillosas a la redacción, pero como ésta ninguna. Qué hermoso amor de infancia que aún a pesar de los años que han pasado sigue ahí, tan fuerte como el primer día. Además, felicitaciones por tu perfecta redacción, que hace más fácil la comprensión de tu experiencia personal.

Primeramente, voy a comentar que sí, exactamente hubo un amor bonito y puro, no sé si entre ambos, pero tuyo por supuesto. Quedaste enamorada desde el primer momento aunque no tuvieras conciencia directa de tu sexualidad porque todavía eras muy jovencita.

Sin embargo, sentiste amor, y ello también es provocado porque estabas en la justa entrada de la adolescencia, y ya tus hormonas estaban entrado en juego cambiándote tanto física como emocionalmente. 

Partiendo de aquí, se podría decir prácticamente y con gran posibilidad  que veníais predestinados a reencontraros, sin duda alguna. Dos almas que han acordado verse en este espacio-tiempo para compartir un breve período, pero que por algún motivo acordasteis ésta separación antes de nacer, aunque ésto tan sólo vosotros podéis conocer a nivel inconsciente.

No sé si sabrás que existen los libros o Registros Akáshicos que son aquellos destinados a contener la información de todas nuestras vidas. Allí es donde dejamos recogidos con quién nos encontraremos, qué pruebas y obstáculos debemos encontrar en el camino y muchas otras cosas.

Tal vez os conozcáis de otras vidas pasadas o simplemente acordasteis veros en ésta porque necesitabais aprender ciertas experiencias para evolucionar como seres espirituales. Además, el destino o vuestra elección fue la que os llevó que os encontrarais tan jovencitos.


¿QUÉ HACER ANTE ESTA SITUACIÓN?

Por lo que me comentas volviste a verle en la piscina, pero alguna energía te apartó de él de alguna forma, así que no te quedó otra que seguir tu vida separado de él. 

Gema debes saber que lo has idealizado demasiado, y ahora bien, como tú crees en el destino, debes saber que esta respuesta no ha llegado por casualidad, sino más bien por una causalidad. Y la información te va a llegar tal vez en el momento justo, y no porque te lo digo yo... sino porque el destino lo ha querido así. 

Sé que es difícil para ti, y que tu novio te ha pedido en matrimonio, pero debes saber que primero debes poner las ideas en orden. Te explico mejor para que lo comprendas. Al principio en el matrimonio todo es hermoso, pero con el paso del tiempo y la llegada de los pequeños, la vida familiar se estresa bastante y con ello llegan muchas desilusiones. 

Éste es uno de los motivos más comunes de los divorcios que acontecen hoy día, y niños pequeños que quedan si su papá o mamá a causa de separaciones trágicas. Ellos son pequeños y no comprenden que sus papás no deseen verse y más duro para ellos, es saber que sus respectivos progenitores van a tener nuevas parejas.

Así que ahora con toda la información voy a comenzar a intentar aclararte tus ideas. Sería estupendo que pudieras ver o contactar con ese amor de infancia para que pudieras romper esa idea o recuerdos de su persona. Ésta sería una de las formas de ver que ya ha cambiado tanto físicamente como emocionalmente.

Muchas veces creemos que estamos enamorados de algunas personas que hace años que no vemos, así que cuando ocurren estos encuentros nos decepcionamos bastante. Tal vez aquel amor perdido en el tiempo ya no sea amable y cariñoso, o incluso físicamente ya no sea tu hombre perfecto. Así que la venda de los ojos se caerían por completo.

Ahora bien, también podría suceder que se de el flechazo de nuevo, y que decidáis intentarlo de nuevo. Aunque debes recordar que tú ya tienes pareja hoy día, y que tal vez él también la tenga ya. A modo de información debes saber que existe una ley cósmica que dice que todo lo que tú hagas en esta vida te será devuelto, así que debes tomar la situación con mucha precaución. De esta forma no correrás riesgos de tomar acciones imprudentes. 


ESCLARECER LA SITUACIÓN

Querida Gema ésto que te voy a comentar aquí debes tenerlo muy en cuenta. Yo misma te voy a formular preguntas, que incluso contestaré por ti, de esta forma comprenderás mejor la situación por la que has estado atravesando.

¿Realmente estaba enamorado de ti en el pasado?

Si realmente estuvo enamorado te hubiera buscado bajo cielo y tierra en aquellos años, aunque fueseis menores de edad. Te hubiera escrito cartas, hubiera hecho por llamarte... sin embargo no lo hizo, dando a entender que fuiste un amor posiblemente pasajero. Parece que tú lo reconociste pero él a ti para que no mucho. Así que aquí tienes el primer dato para comenzar una nueva vida.

¿Y el encuentro en la piscina?

Tu energía lo añoraba y el destino lo puso ahí para que lo vieras una vez más, sin embargo lo viste con un amigo sin percatarse de tu presencia, ensimismado en la conversación que tuviera con él. Su energía no te presintió ni te detectó porque tal vez ya no pensara en ti, al menos con la misma intensidad que lo hacías tú. El porque un señor te bloqueó el paso, simplemente porque no era el momento adecuado para el reencuentro. 

¿Por qué mi novio se llama como él?

Simplemente por la fuerza que ejerce tu amor por él. No sé si conocerás "El Secreto", así que dejo un link con más información aquí. En forma de resumen te comento, todo lo que deseas viene a ti, ya que el universo te lo ofrece... y tú conseguiste atraer de nuevo a un chico con el mismo nombre. Y si no me equivoco puede que tengan algunas características parecidas, como puede ser el número de hermanos, los gustos o cualquier otra cosa.

¿Volveré con él?

A esta pregunta no te puedo contestar directamente porque eso depende de ambos de vuestra energía y amor, además de lo que tengáis acordados en el otro lado. Aunque también debes saber que el destino es modificable, así que puede darse el caso que aunque allí decidisteis no volveros a ver en esta vida, vuestro amor puede vencer este propósito y con ello se daría la unión.

Consejo Final

Gema medita bien la situación, sobre todo antes de contraer matrimonio, puede que intentes ver a tu amor de infancia perdiendo a un gran hombre. Si él hubiera querido encontrarte ya lo hubiera hecho hace mucho tiempo, sin embargo no ha sido así. Pero que mis palabras no confundan tu camino porque la última decisión la debes tomar tú... y no otra persona por ti. 

Espero haberte ayudado un poco a esclarecer tu situación. 
Un abrazo en la distancia.

¡Bendiciones Querida Amiga! Además, aprovecho para invitarte a nuestro FanPage "Energía Cósmica y Metafísica "La Hermandad de la Llave" y Grupo "La Hermandad de la Llave". Si así lo estimas, puedes invitar a tus familiares, amigos y conocidos, así llegaremos a más personas y de esta forma entre todos podremos crear un mundo mejor y más seguro para la humanidad.
COPYRIGHT ©  ISIS WICCA
Foto Por Cortesía: Chezmanina
Te invitamos a visitar:
Red de Blogs "GRUPO LM"

Suscríbete por Mail:

Blogs GRUPO LM

Publicar un comentario

TIEMPO DE RESPUESTA ESTIMADA GRATUITA POR CONSULTA: SUPERIOR A 3 SEMANAS.

RESPUESTAS RÁPIDAS EN 48 HORAS POR TAN 1 EURO. Pago a través de PayPal

RESPONDEREMOS POR MAIL, COMENTARIO EN ESTA WEBSITE O POR INBOX EN FACEBOOK.

Suscripción a Newsletter

 
Back To Top